PORCELANOSA utiliza cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información estadística de uso de nuestros visitantes. Si continua navegando, consideramos que acepta las condiciones de uso.

Les Thermes de Balaruc, Francia

13/04/2015

Situado en una ubicación excepcional de la península de Balaruc, en la costa mediterránea francesa, encontramos las nuevas instalaciones del centro de aguas termales y spa de Balaruc-les-Bains. Un proyecto destinado a unificar en un mismo lugar todos los servicios y funciones necesarias para la gestión cualitativa de los clientes del spa, en el que los estudios de arquitectura DHA (Lyon) y AMG de Montpellier han contado con los materiales de PORCELANOSA Grupo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El diseño del edificio recuerda el casco de un gran barco anclado a orillas de la laguna de Thau, como homenaje al elemento natural que ha originado el proyecto, que alude tanto al entorno marino de la zona como a la finalidad del proyecto, fundamentado en las aguas termales. Con 16.800 metros cuadrados de superficie, las instalaciones se distribuyen en seis niveles que albergan en su interior 350 cabinas de cuidados, cinco piscinas y un espacio de salud, entre otras facilidades.

Las plantas inferiores se han cubierto con grandes ventanales que dejan pasar la iluminación natural al interior del edificio, a la vez que aportan ligereza al conjunto, que parece flotar; mientras que en la zona superior, la piel exterior del edificio se ha revestido casi en su totalidad con el sistema de fachada ventilada de Butech, una opción que contribuye a la eficiencia energética de las instalaciones, reduciendo notablemente el coste energético necesario para su climatización.

Los 2.100 metros cuadrados del sistema de fachada ventilada se ha revestido con el gres porcelánico técnico Pure White de Urbatek, consiguiendo un efecto de continuidad gracias al uso de piezas de gran tamaño. Además, este diseño, que integra ventanales y juegos de voladizos en el que se suceden las líneas curvas y oblicuas, confiere a la construcción la apariencia de un gran buque de pasajeros.

Desde las terrazas, protegidas por unas lonas que simulan las velas, en la quinta planta del edificio, se puede disfrutar de unas vistas privilegiadas de la laguna de Thau. Un marco incomparable para el mayor centro termal de Francia por el que pasan cada año 46.000 usuarios y cuyas aguas se utilizan desde la época galo-romana con fines terapéuticos.

 

Aquí más imágenes




COMPARTE: